¿Por qué es importante el trabajo para el desarrollo del ser humano?

No solo sirve para ganar dinero y mantenerse, el trabajo también te hace madurar y forma tu carácter. Si quieres descubrir su significado real, no dejes de leer.

Foto de Yury Kim en Pexels

Cuando eres joven, sobre todo, a veces tienes la creencia de que el empleo es una actividad espantosa y esclavista que te quitará las ganas de vivir y los sueños. No es cierto. Luego, al encontrar chamba, te das cuenta de que en muchos aspectos te ayuda a mejorar como persona y a aprender un sinfín de cosas. Por eso aquí te explicaremos por qué el trabajo contribuye al desarrollo humano, social e individual.

¿Qué ha significado el trabajo a través de la Historia?

Sí, sabemos que parece una pregunta ridícula, pero no lo es tanto. No podemos reducir la cuestión y decir que es aquella actividad que se hace por dinero y para subsistir. Como la respuesta depende de la época, lo mejor será revisar a la volada un poco de Historia y ver qué era y en qué se convirtió el ejercicio laboral.

Cómo ser productivo en el trabajo

  • El trabajo según los romanos
Foto de Ranjeet Kumar Singh en Pexels

Fíjate qué tanto odiarían los latinos la chamba que cuando idearon la palabra tripaliere (etimología de «trabajo»), la usaron para denominar cualquier actividad que causara sufrimiento, aunque en aquella época la aplicaban sobre todo a la producción agrícola que dejaba molidos a los campesinos.

Ahora, si nos ponemos sabihondos, veremos que tripaliere deriva de un término aún más antiguo y expresivo: tripalium, palabra que designaba a un instrumento de madera compuesto por un aspa y un palo al medio que se usaba para amarrar a una persona y torturarla.

En otras palabras, para la civilización grecorromana el empleo era una actividad reservada para los esclavos, pues obligaba al Hombre a esforzarse demasiado y degradaba su condición humana.

¿Cuáles son los tipos de acoso laboral o mobbing?

  • La visión judía del trabajo
Foto de Pixabay en Pexels

Ya revisamos nuestra herencia occidental, ahora toca hablar de la oriental. Pues bien, en este caso ocurre algo paradójico. Por una parte, gracias a la Biblia, los judíos pensaron que el trabajo era un castigo enviado por Dios (ya saben, la condena de Adán y Eva por morder una manzana) para que el ser humano sufra. Por otra parte, también creían que era el camino a la salvación, la única forma de redimirse y dignificarse ante los ojos de Dios.

  • Lo que pensaba la Edad Media
Foto de Ksenia Chernaya en Pexels

El cristianismo predominante de aquellos siglos combinó la apatía grecorromana y la sumisión judía para dar luz a una nueva fórmula de trabajo.

La gente de la Edad Media repudiaba cualquier ocupación, porque para ellos lo que te liberaba de la esclavitud (casi sinónimo de trabajo en esa época) era la propiedad; pero como prácticamente todas las cosas pertenecían al clero y a la monarquía, difícilmente podías ser dueño de algo.

Por lo tanto, si dependías directamente de alguien más para que te de techo o comida, entonces tu oficio era tan deplorable como el de un esclavo. Ergo, casi todos se consideraban esclavos al trabajar.

  • El rol del trabajo en las sociedades modernas
Foto de Nout Gons en Pexels

Con la llegada de la Ilustración y la Revolución Industrial aparecen las raíces del paradigma contemporáneo. A partir de entonces, consideramos que el trabajo puede construir sociedades y formar individuos. Ahora es un mecanismo que puede lograr la igualdad y la autonomía; nos da acceso a los recursos para subsistir; y por fin permite que nos apropiemos de ellos.

De esta manera nace el «empleo» en las sociedades capitalistas, una actividad necesaria para alcanzar nuestros propósitos. O sea, trabajamos porque queremos conseguir algo concreto y perdurable que solo el esfuerzo y el dinero nos puede dar. Desde esa perspectiva, hemos explorado sus posibilidades y descubierto una serie de causas que hacen indispensable el empleo para desarrollarnos integralmente.

  • Motivaciones o funciones del trabajo:
  1. Es el eje que organiza nuestro tiempo
  2. Nos hace socializar e interactuar fuera de nuestro círculo familiar
  3. Le da una función inmediata y un objetivo vital a cada uno
  4. Nos coloca en una determinada posición social
  5. Determina en buena medida nuestra personalidad
  6. Nos mantiene activos habitualmente
  • Consecuencias de estar desempleado

Tanto si eres rico y no necesitar más plata, como si estás desempleado por otros factores, no puedes librarte de las consecuencias negativas de no trabajar:

  1. Menos solidez en las relaciones sociales
  2. Vida sin metas que dirijan nuestras acciones
  3. Identidad incompleta
  4. Deterioro de la salud mental
  5. Falta de autoestima
  6. Disminución del estatus social

Entonces:

¿Qué sentido tiene el trabajo en la vida de las personas?

Por fin te lo diremos en dos palabras; pero antes tenías que saber todo esto para comprenderlo mejor.

Formar parte de la PEA, a pesar de que a veces las condiciones laborales no sean las mejores, resulta fundamental para que aproveches todas tus capacidades y desarrolles plenamente los aspectos de tu vida. Te da un lugar en el mundo, un sentimiento de pertenencia. En definitiva, logra tu crecimiento personal.

Incluso, aunque existan estudios que dicen que desempeñarte en una chamba que no te gusta reduce las posibilidades de tu autorrealización, aún esos casos debes recordar siempre que hay otras motivaciones aparte del dinero. De hecho, también podemos descartar el empleo como un fin en sí mismo, y verlo como una herramienta que nos ofrece muchos otros beneficios.

Si nos insertamos al mundo laboral, habremos entendido que solo con esfuerzo y sufrimiento, como pensaban los griegos, se consigue, no diremos la felicidad porque es muy pretencioso, pero si la conciencia tranquila y un bienestar moral.

Como siempre, te dejamos dos enlaces para que revises las fuentes principales de esta entrada, pero cuidado: los artículos académicos están escritos en chino. Uno de Dialnet y otro de Scielo.

Escrito por Andrés Adrianzén Vizcarra

¡Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *